La fórmula de la felicidad

 

Mujer practicando yoga es parte de la fórmula de la felicidad

 

En 2017, Dan Buettner, autor y cabeza visible de Blue Zones, acudió al Foro Económico Mundial para presentar la investigación que él y su equipo habían realizado sobre la felicidad; concretamente, sobre qué hace felices a las personas; es decir, estaban buscando la fórmula de la felicidad . Estudiaron tres tipos de felicidad: satisfacción con la vida (cómo evaluamos nuestra vida), afecto positivo (cómo experimentamos nuestra vida – la presencia, o ausencia, de alegría en nuestro día a día) y propósito (el significado de nuestra vida). Según el estudio, hay varios factores que aumentan cada tipo de felicidad.

Los 3 tipos de felicidad

Satisfacción con la vida

  • Trabajo a tiempo completo
  • Un salario anual de 66 064 euros (esta cifra es para Estados Unidos)
  • Tener seguridad económica
  • Tener algún sistema de creencia (tener fe)
  • Tener educación universitaria
  • Tener descendencia
  • Probar cosas nuevas
  • Mantener relaciones sexuales dos veces por semana

Afecto positivo

  • 7 horas de sueño
  • Estar en contacto con la naturaleza
  • Reírse a diario
  • 6 semanas de vacaciones (parece ser que esta es la cifra óptima)
  • Meditar
  • Voluntariado
  • Probar cosas nuevas
  • Mantener relaciones sexuales dos veces por semana

 

Tres amigas es parte de la fórmula de la felicidad

 

Propósito

  • Hacer inventario interno y asegurarse de tener un trabajo que nos guste.
  • Tener algún sistema de creencia (tener fe)
  • Tener educación universitaria
  • Tener descendencia
  • Meditar
  • Voluntariado

Como veis hay algunos factores que afectan a más de una categoría, pero según los datos estadísticos, hay cosas que podemos hacer para favorecer los tres tipos de felicidad.

La fórmula de la felicidad

Si queremos tener más posibilidades de ser felices debemos configurar nuestro entorno para ello. La mayor parte de nuestra vida tiene lugar en un radio de 8 kilómetros alrededor de nuestro lugar de trabajo y/o casa. Hay varias cosas que podemos hacer para cambiar permanentemente nuestro entorno, esta es la fórmula de la felicidad.

  • A nivel individual: parece ser que las personas que practican la meditación Vipassana con regularidad pueden reconfigurar su cerebro y desarrollan mayor capacidad para vivir en el presente, lo cual favorece la felicidad.

 

Sala de estar con perro y luz es parte de la fórmula de la felicidad

 

  • A nivel económico: para ser feliz es más importante la seguridad económica que comprar cosas nuevas. Así que es mejor invertir los ahorrillos en cancelar la hipoteca o crear un fondo para la jubilación que en comprar unos zapatos nuevos o el último modelo de móvil.
  • A nivel del hogar: comprar la casa más barata del vecindario no es una buena idea, lo ideal es comprar una casa de valor medio. Si cada vez que salimos por la puerta de casa vemos que el resto del vecindario tiene una casa más grande o un coche mejor, esto acaba por comernos la moral. Otros aspectos a tener en cuenta son: asegurarnos que la casa tiene luz natural, que una de las ventanas da a un parque, a un jardín, o a un espacio que cuente con algo de naturaleza, y por último, una casa que anime a amistades y familiares a visitarnos.
  • A nivel de redes sociales: no, no se refiere a redes sociales como Instagram, Facebook, etc. sino a personas físicas. Según Dan Buettner debemos tener tres amistades como mínimo con las que podamos contar en esos días en que todo sale mal, con las que podamos mantener una conversación profunda y que sean realmente de nuestro agrado. Por cada nueva persona feliz que incorporamos a nuestra vida, aumentamos en un 15% la probabilidad de ser felices.

 

Copenhague

 

  • A nivel laboral: a la larga, es más importante dedicarse a un trabajo que nos apasiona y nos resulta estimulante que dedicarse a un trabajo por estar bien pagado. Otro dato: contar con una buena amiga en el trabajo es el factor número uno para determinar si estamos contentas con nuestro trabajo. Así que sea cual sea vuestro trabajo, encontrad una buena amiga. Yo que soy autónoma y trabajo sola lo tengo difícil, a ver qué me invento.
  • Pero el factor esencial de la fórmula de la felicidad es el sitio en que vivimos. A nivel mundial se han hecho dos investigaciones; en la primera de ellas, se estudió a un grupo de personas que emigró de Moldavia a Copenhague. Moldavia suele ser uno de los países más infelices de Europa. Sin embargo, cuando estas personas se mudaron a Copenhague su nivel de felicidad se duplicó. En Canadá, se realizó otro estudio donde se evaluó a 500 000 emigrantes de países africanos y asiáticos con un nivel de felicidad bajo. Al cabo de un año, tenían el mismo nivel de felicidad que su país de adopción, esto independientemente de edad, sexo, o nivel de educación.

Así que si no somos muy felices ahora, lo mejor que podemos hacer en mudarnos a un lugar con un índice de felicidad más alto. Aunque debemos recordar que estos consejos se basan en datos y estudios científicos y estos no nos pueden asegurar la felicidad, lo que sí hacen es aportar ideas con base científica para aumentar la probabilidad de ser felices.

Fotos: John Peters en Unsplash (foto portada), Jared Rice en Unsplash (foto 1), Brina Blum en Unsplash (foto 2), Becca Tapert en Unsplash (foto 3) y Anton Karatkevich en Unsplash (foto 4).

¡Gracias por compartir!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.