Greg McKeown y el Esencialismo

lago y montañas

Hoy os quería presentar al inglés Greg McKeown autor del libro Esencialismo: Logra el máximo de resultados con el mínimo de esfuerzos. La filosofía de McKeown se basa en identificar qué es realmente importante para nosotras y apostar por ello. Esto supone también decir que no a aquello que no queremos en nuestras vidas.

Cuando la esposa de Greg McKeown estaba embaraza de nueve meses, el autor recibió un correo electrónico del trabajo que decía «el viernes no sería un buen momento para que tu esposa se ponga de parto porque tenemos una reunión con un cliente». Ese viernes, a pesar de que su hija acababa de nacer, se fue a la reunión. Aunque McKeown se avergüenza de su decisión, la experiencia le enseñó a que si tu no priorizas en tu vida, alguien lo hará por ti.

Abajo os dejo algunos de los puntos de la filosofía del Esencialismo de Greg McKeown que me han parecido interesantes:

  • Solo cuando nos damos permiso para no tener que llegar a todo, para no tener que decir que sí a todo el mundo, podemos poner toda nuestra atención en lo que realmente importa.
  • El autor reconoce que sus ideas van en contra de la creencia popular de que podemos hacerlo todo y debemos darlo todo, por todo el mundo, todo el tiempo. Pero cuando nos comprometemos a dedicar nuestro tiempo y esfuerzo solo a aquellas personas y a aquello que realmente nos importa, la idea de destinar tiempo a cosas o gente que carecen de importancia empieza a parecer una locura.
familia andando de espaldas
  • Greg McKeown señala que la palabra prioridad no tuvo plural durante cientos de años. ¿Qué significa tener muchas prioridades? ¿Cómo pueden ser muchas cosas prioritarias? ¿Es posible tener muchas cosas que son lo más importante y están por encima de todo? No. Por encima de todo solo puede haber una cosa. Sin embargo, hoy día todo es prioritario, algo que técnicamente es imposible.
  • La sociedad considera que estar ocupada es algo positivo. Si le preguntamos a alguien cómo está, es probable que diga «estoy súper liada» y casi seguro que estará orgullosa de estar ocupada. Hacer nada no está bien visto. Los avances tecnológicos que nos facilitan el trabajo, también facilitan que nos dispersemos y dejemos de centrarnos en lo que realmente importa. Los avances tecnológicos acaban metiéndose en la cama con nosotras.
  • Aunque hacer muchas cosas está bien, a la larga nos diluimos y un día acabamos preguntándonos por qué hacemos esto o aquello.
  • La hiperconectividad genera el peor tipo de «estar ocupada». Ya no estamos ocupadas porque queremos contribuir a la sociedad de alguna forma, sino porque a través de las redes sociales vemos a fulanita o menganita haciendo esto o aquello y entonces nosotras también queremos hacerlo. No nos paramos a pensar si es importante para nosotras o no, o a qué tendremos que renunciar para hacer lo que ellas hacen. Estamos ocupadas porque otra gente está ocupada. Hacemos cosas porque otra gente hace cosas.
  • Estamos ocupadas pero no somos necesariamente productivas.
gente bañándose en lago
  • Decir sí nos hace sentir bien y decir no, nos hace sentir mal. Cuando alguien nos pide quedar a tomar un café para saber nuestra opinión sobre algo, nos hace sentir muy bien el decir que sí aunque cuando llegue la hora de tomarnos ese café no nos apetezca nada porque estamos muy ocupadas.
  • ¿Cómo aprendemos a decir que no? Según Greg McKeown decimos que no constantemente. Por ejemplo, cuando nos quedamos hasta las tantas viendo capítulo tras capítulo de una serie decimos que no a un buen descanso y así constantemente. Se nos da bien decir no, lo que no se nos da bien es emplear la palabra NO.
  • El autor hace una comparativa entre trabajar en una mina de carbón y trabajar en una mina de diamantes. Si trabajamos en una mina de carbón lo importante es sacar cuanto más carbón posible, pero si trabajamos en una mina de diamantes, lo importante es centrarse en sacar esa pieza de valor incalculable. Eso es el esencialismo, centrarse en lo que realmente importa y decir no a lo demás.

Debemos averiguar qué es vital y qué es trivial para nosotras, para cada una serán cosas distintas y eso está bien. Debemos construir un sistema que proteja y nos permita desarrollar lo que consideramos más importante.

Y tú dónde vives ¿en una mina de carbón o en una de diamantes?

Foto: James Besserh (foto portada), Henry Be (foto 1), Julie Johnson (foto 2) y Joseph Pearson (foto 3) todas en Unsplash.

¡Gracias por compartir!



logo Calle Luna

Apúntate a la newsletter y no te pierdas lo que pasa en Calle Luna.

Gracias por apuntarte al Club Calle Luna

Algo no ha ido bien. Por favor inténtalo de nuevo.

will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.