Cinco lenguajes para pedir disculpas

Manos en posición de pedir disculpas

Cada una de nosotras tenemos un lenguaje prevalente a la hora de pedir disculpas. Los cinco lenguajes son: expresar arrepentimiento, aceptar la responsabilidad, restituir, arrepentirse genuinamente y pedir perdón. A continuación os presento un resumen de cada uno de ellos a ver con cuál os identificáis más.

Los 5 lenguajes para pedir disculpas

Expresar arrepentimiento

Este lenguaje se centra en el daño emocional ocasionado. Quien emplea este lenguaje reconoce haber hecho daño a otra persona y se siente culpable por ello. A la hora de recibir disculpas estas personas solo desean oír un «lo siento». No necesitan ningún tipo de explicación ni de compensación. Este lenguaje es muy poderoso ya que va directamente al grano. No se intenta dar excusas ni buscar la culpabilidad en otro lado. Las personas que hablan este lenguaje asumen que su comportamiento no ha sido el correcto. Expresa un compromiso sincero a reparar y reconstruir la relación.

Aceptar la responsabilidad

Hay personas a las que les resulta muy difícil admitir que se han equivocado. Les hace cuestionarse su propia valía y no quieren ser consideradas inferiores. Sin embargo, las personas adultas debemos reconocer que cometemos y cometeremos errores. En ocasiones tomaremos decisiones que harán daño a otras personas y tendremos que admitir habernos equivocado. Debemos responsabilizarnos de nuestros propios errores. Quienes utilizan este lenguaje lo único que desean oír es que la otra persona reconoce haberse equivocado, que se responsabiliza de lo ocurrido, si esto no es así la disculpa carecerá de valor.

Un ramo de flores en jarrón a veces es necesario para pedir disculpas

Restituir

Muchas personas sienten que si se comete un error se debe pagar por ello. Creen que la persona que pide disculpas debe justificar sus acciones. Aunque esto suene muy duro, lo que realmente quieren es saber que la otra persona les sigue queriendo.

Hay muchas formas de demostrar que las disculpas son sinceras. Mientras que hay personas que necesitan que las disculpas vayan acompañadas de un ramo de flores u otro obsequio. Otras lo verán como un gesto vacío. Por eso es importante conocer el lenguaje del amor de la persona a quien pedimos disculpas, para así poder reparar el agravio de la forma más efectiva (pinchad aquí para conocer los distintos lenguajes del amor).

Si nos encontramos con una persona cuyo lenguaje primario de disculpa es restituir, no importa cuantas veces pidamos perdón o asumamos la culpa, nunca sentirán que es una disculpa sincera porque las palabras se las lleva el viento. Debemos hacer un esfuerzo mayor. Debemos dejar claro que seguimos queriendo a esa persona y corregir los errores del pasado.

Arrepentirse genuinamente

Para algunas personas el arrepentimiento es clave en la disculpa. Estas personas dudaran de la sinceridad de la disculpa si la otra persona no expresa el deseo de modificar su comportamiento para que la situación no se repita. Admitir nuestros errores garantiza nuestra sinceridad ya que permitimos a la otra persona ver nuestra vulnerabilidad, esa parte nuestra que normalmente intentamos ocultar.

Igualmente importante es expresar nuestro deseo de cambiar. La persona ofendida no puede leer nuestra mente y por tanto si no expresamos este deseo se seguirá sintiendo dolida.

Pedir perdón

Las personas con este lenguaje solo quieren que se las pida perdón. Necesitan que la otra persona reconozca haber hecho algo indebido. Al pedir perdón mostramos tanto nuestro deseo de recuperar la relación como nuestro arrepentimiento. Además ponemos el futuro de la relación en manos de la persona ofendida ya que esta puede optar por perdonarnos o no.

Dos mujeres abrazándose tras pedir disculpas

Es importante recordar que no es lo mismo pedir que se nos perdone que exigir que se nos perdone. Perdonar, o no, es una elección que debe hacer la persona ofendida. En caso que nos perdonen debemos saber apreciar y valorar este gesto. El perdón es difícil tanto para la persona que lo solicita como para la que lo acepta.

Por último recordad que todos los lenguajes son válidos. Debemos estar abiertas a que se nos pidan disculpas en un lenguaje distinto al nuestro.

Si queréis saber más sobre este tema os remito al libro Los cinco lenguajes de la disculpa de Gary Chapman.

Fotos: Harli Marten (portada), Nathan Dumlao (foto 1), Nicolette Meade (foto 2 y 3) todas en Unsplash.

¡Gracias por compartir!



logo Calle Luna

Apúntate a la newsletter y no te pierdas lo que pasa en Calle Luna.

Gracias por apuntarte al Club Calle Luna

Algo no ha ido bien. Por favor inténtalo de nuevo.

will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.